Proveedor de ‘lana sostenible’ de Patagonia al descubierto: corderos desollados vivos, gargantas cortadas, colas amputadas

Un repugnante video exposé de PETA revela que la vida es un infierno para los corderos y otras ovejas explotados para la lana supuestamente "obtenida responsablemente" en las granjas supuestamente "sostenibles". Un testigo encontró a los trabajadores en Argentina cortando corderos plenamente conscientes, comenzando a desollar a algunos de ellos mientras todavía estaban vivos y pateando, y de otro modo mutilando, maltratando y descuidando a corderos y ovejas en las granjas de la red Ovis 21 – el proveedor de lana de Patagonia.

Actualización: 
Bajo la presión de los consumidores que se han comprometido a enterrar, quemar, devolver y regalar cualquier cosa que tengan con la marca Patagonia, y a nunca comprar de nuevo, Patagonia ha ido más allá de disculparse y ahora dice que no comprará más lana hasta que no pueda obtener algunas garantías de su proveedor.  El 17 de agosto de 2015, tras la divulgación de PETA, Patagonia anunció que renunciaba al proveedor Ovis 21 y que no compraría lana de nuevo hasta que la empresa pueda estar segura del "trato humanitario hacia los animales". PETA elogia la nueva decisión, dado que ‘cualquier paso hacia delante es bueno’, pero advierte que a medida que Patagonia ahonde en la cadena de proveedores de lana, encontrará que la crueldad siempre será parte de la producción de lana, como lo hemos encontrado en Australia, los Estados Unidos y ahora en Argentina. Si la empresa es honesta, dudamos que pueda volver a comprar lana.

Atados por sus patas, cortados para abrirlos y desollados mientras todavía estaban vivos y pateando

Los trabajadores escogieron a corderos dóciles y —mientras estaban plenamente conscientes— amarraron sus patas, hundieron cuchillos en sus gargantas y serrucharon sus cuellos. La sangre brotó de sus heridas mientras pateaban con su única pata libre.

A continuación, los trabajadores doblaron sus cabezas hacia atrás, aparentemente intentando quebrar sus cuellos.

Incluso después de todo eso, algunos de los corderos aún lograron gritar y jadear.

Minutos después, algunos corderos todavía estaban vivos y pateando cuando un trabajador deslizó un cuchillo en sus patas para comenzar a desollarlos. Eventualmente, fueron cortados en pedazos. Se sacaron sus órganos de sus cuerpos y sus cabezas decapitadas fueron arrojadas en una bañera sangrienta.

Todo esto ocurrió a plena vista de otros corderos. Estaban tan solo a algunos pies de distancia y gritaron con lo que debió ser terror y angustia severos.

Los corderos más viejos —utilizados para obtener su lana y luego no deseados más— fueron alineados, atajados y arrastrados aparte para enviarlos al matadero. 

Orejas mutiladas, colas amputadas, castrados – todo esto sin alivio para el dolor

Tal como es común en la industria de la lana, los corderos que fueron conservados para obtener su lana padecieron mutilaciones horribles —todo esto sin anestesia ni ningún alivio para el dolor.  

Un supervisor utilizó una herramienta similar a unos alicates para cortar pedazos de las sensibles orejas de los corderos, las cuales gotearon sangre en sus manos. Él se limpió la sangre en uno de los corderos.

También colocó un anillo estrecho alrededor del escroto de uno de los corderos, lo que es extremadamente doloroso. Estos anillos cortan el suministro de sangre a los testículos, y se espera que se encojan y mueran en el transcurso de varias semanas.

Luego, otro trabajador amputó sus colas. Los corderos son animales de presa que sufren en silencio, en lugar de llamar la atención sobre sí mismos y atraer una mayor depredación, pero lucharon tanto como pudieron mientras los trabajadores los sujetaban. Después fueron arrojados al suelo sin contemplación, donde se amontonaron mientras la sangre goteaba de sus orejas y de los muñones de sus colas. 

El hombre simplemente tiró las colas mutiladas al suelo.

Pisoteados y cortados durante el esquileo, abandonados al sufrimiento, a la muerte y para ser comidos

Este exposé encontró crueldad entre el personal de esquileo de Argentina, similar al que ha sido documentado en Australia y los EE.UU. en 2014. 

Los esquiladores pisotearon y se pararon sobre las patas de las ovejas. El esquileo rápido y burdo las dejó mutiladas y sangrando.

El tejido interno de una oveja sobresalía de una herida grave causada por el esquileo. Un trabajador arrastró a la oveja sangrante hacia un lado. Otro trabajador, cargando una aguja e hilo, lo siguió. Después de lo que evidentemente fue una cosida burda de la herida abierta sin ningún alivio para el dolor, los hombres arrastraron a la oveja de vuelta y cortaron el resto de la lana. El día siguiente, un trabajador dijo que la oveja había muerto como resultado de la herida y sería comida por los trabajadores, pero el esquilador que había herido fatalmente a la oveja estaba de regreso al trabajo.  

Una oveja, quien tenía la pata derecha trasera rota, fue esquilada y abandonada en un corral —padeciendo dolor y sin  ningún tipo de cuidado— por al menos una hora antes de ser asesinada y comida, según un supervisor.

¡Tú puedes ayudar a ponerle fin a esto!

No importa de dónde viene la lana, si es "obtenida responsablemente" o si viene de una granja "sostenible", es el producto innecesario de un negocio cruel. Simplemente no es posible criar y matar animales para el mercado masivo de una forma humanitaria. Para proteger a las ovejas de este maltrato, por favor, rehúsate a comprar lana. Es fácil revisar la etiqueta cuando estás comprando. Si dice "lana", déjalo en el estante. 

Por favor, también pídele a Patagonia que abandone la lana inmediatamente y la reemplace por materiales respetuosos de los animales.

La afirmación por parte de la compañía de que su lana es "obtenida responsablemente" engaña a los consumidores compasivos.

Haz clic aquí para leer el mensaje a continuación en español.
 
Los campos obligatorios están marcados con un *.
 

**Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.