Dile a la Universidad de Tel Aviv que deje de maltratar animales en sus laboratorios

Un voluntario del centro I. Meier Segals Garden for Zoological Research de la Universidad de Tel Aviv (TAU) denunció la crueldad sistemática hacia los animales que ocurre por fuera de la vista del público.

 

El denunciante contactó a PETA después de reunir evidencia fotográfica y en video del centro de investigación, la cual muestra que los animales –incluyendo ratones, ratas, degús (un tipo de roedor), jerbos y otras especies− estaban siendo reproducidos, albergados en jaulas inmundas y se les negaba el agua y el cuidado veterinario, con el fin de realizar experimentos llevados a cabo en los laboratorios de TAU. TAU recibe fondos de los Institutos Nacionales de Salud de EE.UU. (NIH por sus siglas en inglés) para realizar experimentos en animales.

Esto es parte del reporte del denunciante:

  • Se mantuvo a los animales en temperaturas por encima de los 100 grados Fahreheit con tan solo una rejilla de metal en el frente de la jaula como ventilación. Muchos se amontonaban cerca de la rejilla para intentar encontrar alivio frente al sofocante calor.
  • Hasta 30 ratones espinosos o degús fueron hacinados en jaulas que no eran más grandes que una hoja de papel estándar, y otras jaulas contenían hasta 50 animales.
  • Tan solo cerca del 20 por ciento de las jaulas tenía botellas de agua, pero incluso éstas estaban verdes por las algas. Cuando el denunciante preguntó por qué los animales no tenían agua, los empleados respondieron que obtenían suficiente agua de las frutas que les daban.
  • Las jaulas tenían tanta suciedad, pelo y desperdicios acumulados que estaban llenas de gusanos, moscas y otros insectos
  • A los animales se les negó cuidado veterinario. La pata de un animal tenía una laceración que dejaba al descubierto el hueso. Él sufrió al menos durante un mes sin cuidado veterinario. Muchos otros animales con problemas similares fueron ignorados.
  • Los cuerpos en descomposición de animales muertos fueron dejados en jaulas con animales vivos. Los animales “en exceso” fueron gaseados hasta la muerte en grandes cantidades. El denunciante reportó haber visto montones de animales gaseados, algunos de los cuales aún se movían debajo de sus compañeros muertos. A los recién nacidos que no querían los dejaban en el calor para que murieran.

PETA ha presentado quejas oficiales frente al Consejo Nacional de Experimentación Animal de Israel, alegando que hay violaciones a la Ley para la Prevención de Crueldad hacia los Animales (Experimentos en animales) del país. Y PETA también les ha informado a las autoridades en EE.UU., ya que TAU está registrada como una institución de investigación con NIH.

Por favor pídele a la Universidad de Tel Aviv que deje de maltratar a los animales en su institución. Lee la carta en español.

**Al enviar este formulario, estás aceptando que recolectemos, almacenemos, utilicemos y publiquemos tu información personal de acuerdo con nuestra política de privacidad, así como recibir correos electrónicos nuestros.